Neop@tria

Foro de discusión ta todas as antiguas tierras d'a Corona d'Aragón. Fòrum de discussió per a totes les terres de l'antiga Corona d'Aragó. Fòrum de debat per totas las terras de l'antiga Corona d'Aragon.
 
ÍndexÍndex  GALERIAGALERIA  FAQFAQ  CercarCercar  Registrar-seRegistrar-se  Llista de MembresLlista de Membres  Grups d'UsuarisGrups d'Usuaris  Iniciar Sessió  

Comparte | 
 

 "Ahora siento Cataluña tan lejana como Birmania"

Veure tema anterior Veure tema següent Ir abajo 
AutorMissatge
ranciolí

avatar

Nombre de missatges : 854
Registration date : 06/09/2006

MissatgeAssumpte: "Ahora siento Cataluña tan lejana como Birmania"   Dj Nov 08, 2007 6:36 pm

"Ahora siento Cataluña tan lejana como Birmania"




Publicado el 18/10/2007, por Carmen Méndez. Madrid

Está
harto de lo que él llama la “entronización del cateto nacionalista”.
Albert Boadella se despide de Cataluña, cansado del “feudalismo
regional”, con un ensayo feroz y sarcástico, como no podía ser menos en
un digno heredero de Aristófanes.
























- ¿Le molesta que le llamen Alberto?
- En absoluto.

- Como a Carod-Rovira le enfada que le llamen José Luis...
- Contentísimo. Llámeme como le plazca. Mi familia francesa me llama Albegtó...

Sonríe
Boadella (Albert o Alberto, como les plazca), un ácrata conservador que
presenta hoy Adiós Cataluña en Cataluña, un ensayo en el que se despide
de “la lucha contra una tribu encerrada en la endogamia y la paranoia”.
Pero lo hace en un barco en alta mar, en aguas españolas, para no pisar
tierra catalana, a varias millas de la Barcelona que lo vio nacer en
1943.

Ayer, el autor y director teatral presentaba en Madrid
la personalísima crónica de amor y de guerra con la que ha ganado el
premio Espasa de Ensayo, en la que explica por qué a sus 64 años rompe
del todo con aquel joven que sentía escalofríos al oír Els Segadors,
cuando aún creía que ser catalán era lo mejor que podía ocurrirle a
cualquier habitante del planeta.

Volverse en contra de la
tribu se paga, pero compensa, dice. “No hay vuelta atrás; mi adiós es
definitivo. Colocar Cataluña a la misma altura que Birmania en mis
sentimientos ha sido una liberación”.

Pero de las guerras no
se suele salir indemne. Incluso te puede herir eso que llaman “fuego
amigo” y acabar siendo un daño colateral de los tuyos. “Las peores
heridas han sido las de la quinta columna, cuando el desprecio y el
rechazo al traidor a la tribu, que soy yo, se introdujo en el círculo
de las amistades, de ciertos ambientes familiares, incluso de mi propio
entorno profesional”.

Los que callan
En
esta pública despedida, Boadella dice adiós a Cataluña, a las
instituciones, a la política, pero también a una ciudadanía que no ha
estado a la altura de las circunstancias, según él. “Hay una
responsabilidad en la sociedad civil catalana: la minoría por acción;
quemar retratos, por ejemplo, es propio de la insensatez de la
juventud, pero la mayoría por omisión”. Cree que muchos catalanes se
han amparado “emocional y patrimonialmente en un territorio abonado por
unos estafadores especializados en falsificaciones sentimentales, y no
se han atrevido a decir no”.

Boadella no se muestra nada
optimista sobre el futuro, con “un Gobierno central débil, que sólo
ofrece premios a la natalidad, y un presidente catalán, José Montilla,
que ha actuado con la ferocidad del converso”. “España ha perdido
Cataluña”, afirma con pesimismo. “Los catalanes no volverán a tener un
sentimiento de interés por España”.

¿Qué queda? El exilio o el
autoexilio dentro del territorio. Boadella pasa muchas temporadas en el
sur de Francia, y mantiene su masía del siglo XVI en el Bajo Ampurdán.
Allí está cuando trabaja con Els Joglars. “Tengo una empresa como el
que tiene una compañía de calcetines en Taiwán, pero no vende ni uno
allí. En Cataluña he sido colocado en el apartado de muertos civiles”.

Tributo de vasallaje
Sostiene
Boadella que el mundo de la cultura y el arte han caído peligrosamente
en manos de las instituciones políticas. “Lo peor en la cultura es
pagar un tributo de vasallaje. La mayor parte de los creadores prefiere
la fantasía a la realidad”.

Y una de las realidades recientes
ha sido la Feria de Fráncfort y la presencia de escritores catalanes
que escriben en catalán. “Lo de Fráncfort ha sido una aquelarre
provinciano. Han ido a mostrar que no tenemos nada que ver con España,
que no bailamos flamenco ni pasadobles, en vez de hacer una
demostración de buena literatura, que es lo que conviene, porque, por
supuesto, el mayor rasgo diferencial de Cataluña es su bilingüismo”. Y
afina más aún: “Ha sido un show para que unos cuantos mamones del
establishment catalán hayan vivido durante un año de preparativos”.

Adiós
a Cataluña, a la política. Desvinculado del partido Ciutatans, muestra
todas sus simpatías por el nuevo partido que lidera Rosa Díez. Pero
siempre queda el teatro. Y a él volverá en breve. ¿Podría ser el
presidente Zapatero un personaje como el de su famoso Ubú president?
“Él no aporta mucho –reflexiona–. Pero como todos los personajes que
tienen cierta mediocridad puede llegar a ser muy perverso”.

En el amor como en la guerra
Cuando
tenía 12 años, Albert Boadella ganó en Francia el que hasta ahora era
su único galardón literario, a pesar de que tiene numerosos premios
teatrales, incluso taurinos: hizo una redacción lírica y cursi sobre
unos jardines que hay junto al Pont Neuf, de París. “Les fastidió que
ganara un esmirriado niño español que venía de una dictadura del sur”.
El chiquillo creció y juntó una ‘banda’ provocadora y divertida llamada
Els Joglars, responsable de algunos de los montajes teatrales más
ingeniosos de los últimos 40 años. A punto de ser juzgado por un
Consejo de Guerra, protagonizó en 1977 una fuga tan sonada como la del
Lute.

Este profesional de la disidencia tiene dos obsesiones:
una es su enome atracción por la mujer, y la otra su lucha por lograr
su espacio de libertad. Amor y guerra. Pero no la pamplina del haz el
amor y no la guerra de Mayo del 68, “una revolución de niños bien
alimentados” de la que nació una generación de ‘progres’ muy
desdichada, según Boadella.

El amor y la guerra son los
pilares de las páginas de Adiós Cataluña, donde quedan aprehendidos,
con mucho sentido del humor, los jirones de su lucha “contra la
tribu”. Aquí se repasa la ‘cosa pública’, el teatro, el arte, pero
también “la lenta decepción, el descubrimiento del fraude y la mística
represora del nacionalismo”. También es un libro de una ternura
sorprendente, una historia de amor de 32 años con su mujer, la pintora
Dolors Caminals, que va de la euforia a la plácidez, de la excitación a
la armonía, “una historia clásica, en la que nos hemos guardado una
fidelidad histérica y hemos sido fanáticos el uno del otro”.
Tornar a dalt Ir abajo
Veure perfil de l'usuari
El noi del sucre

avatar

Nombre de missatges : 778
Registration date : 05/09/2006

MissatgeAssumpte: Re: "Ahora siento Cataluña tan lejana como Birmania"   Dj Nov 08, 2007 7:02 pm

Un "acrata" que critica la crema d´imatges d´un rei....miau!
Tornar a dalt Ir abajo
Veure perfil de l'usuari
 
"Ahora siento Cataluña tan lejana como Birmania"
Veure tema anterior Veure tema següent Tornar a dalt 
Pàgina 1 de 1
 Temas similares
-
» Cançoner de "nanas"
» Ayuda!! 4 iad negativas en Quiron. Y ahora que?

Permisos d'aquest fòrum:No pots respondre a temes en aquest fòrum
Neop@tria :: Neop@tria-
Canviar a: